CEMENTERIO
VIRTUAL
DE MASCOTAS

La pérdida de un animal de compañía supone siempre un momento difícil. En nuestra página web ofrecemos este espacio virtual, abierto a todos, en el que puedes rendir tributo o simplemente despedirte afectuosamente de tu compañero perdido.

Puedes utilizar el formulario de la derecha para subir una foto y escribir tu mensaje. Si lo deseas, una vez publicado puedes compartirlo en Facebook con las personas de tu entorno. 


SÓLO ELLA SABE

Sólo ella sabe que no sólo ha dejado
mi corazón de latir
o que mis ojos no brillarán más.

Sólo ella sabe que hoy
el más allá está más acá
y que después de muchas mudanzas
en esta no me puede acompañar.

¿Qué puedo decirle yo
que no le haya dicho ya?
Palabras no tengo:
nunca me han hecho falta
porque yo soy ella
porque compartimos la misma alma.

Alma que ha quedado sin bastón
pero que caminará de nuevo sin cojear.
No llores más por tu viejo amigo, anda
que de lágrimas está llena la mar.
Por eso ladro fuerte, salto alegre, te miro
e inclinando un poco la cabeza consigo
arrancarte una sonrisa más.

 

Marcos Makowski
Dedicado a Tania y Pipo

Lika

2007 - 2007

Te conocí un día de verano, fuimos a la veterinaria y estabas con todos tus hermanos Habías sido rescatada de la dura vida de la calle Yo estaba muy emocionada por tener un perro Pero eran tantas las opciones que no podía elegir Entonces tu te acurrucaste en mi regazo y me dejaste un regalito Esa era una señal tú eras la elegida Tuve que esperar para llevarte a mi casa Heras demasiado pequeña Solo tenías dos semanas de vida Por lo que nenia que esperar para llevarte a casa Era tanta la emoción que te compre una frazada Te tenia los platos y tu casa nueva te estaba esperando Había llegado el día para traerte a casa conmigo No habías crecido mucho, seguías siendo un bebe Te compre un collar y una placa Te compre ropita para que no pasaras frio La primera noche dormiste en la cocina llena de diarios Al otro día no podía creer como una perra tan pequeña hubiera echo tamaño destrozó Me regalaron un libro para aprender a cuidarte y enseñarte trucos Aprendiste a dar la pata y a sentarte rápidamente Al comienzo no te gustaba estar sola Cuando te quedabas sola llorabas mucho y gritabas como si te estuvieran torturando. Creciste muy rápido, tu collar ya no te cabía y tuve que comprarte un nuevo arnés con nueva ropa Rompiste tu correa de tan fuerte que tiraste. En qué momento creciste tanto. Te compre una correa nueva. Ya no te sacaba a pasear, tus eras la que me sacaba a mí. Te comías la comida muy rápido. Te llevamos al veterinario, algo te habías pegado tenías el pelo lleno de bichitos chicos. El doctor dijo que eran parásitos y te bañamos con un champú especial. Comenzaste a romper tu ropa. Mordías todo lo que estaba a tu alcance. Rompiste algunas plantas y juguetes. Un día llegue del colegio y tenías la basura repartida por todo el patio y tu solo novias la cola. No podíamos colgar la ropa contigo en el patio de atrás porque te ponías a saltar y sacabas toda la ropa. Eras una cachorra muy traviesa. Te compre huesos de cartílagos para que mordieras. Te duraban muy poco te los comías rápidamente. Conociste a una nueva amiga, cuando llego la hora de irse saltaste del auto para volver con ella. Conociste una nueva casa, corrías todo el día pues la casa de mi abuela tenía un patio muy grande lleno de ciruelos. No te gustaba mancharte las patas, cuando había una posa en la calle tú la saltabas. Eras muy loca, corrías muy rápido y te escapabas de casa Yo salía persiguiéndote y te llevaba de vuelta a casa. Te llevábamos a la plaza y te gustaba jugar con otros perros. Eras una cachorra muy juguetona, a pesar de estar un poco sobre peso. Un día abrí la puerta y tú te saliste. Aun no aprendías los peligros que había en las calles. Cruzaste la calle y venia un auto. Yo no pude hacer nada. Todo paso muy rápido. Basto un segundo para cambiar tu vida y la mía para siempre. Entre llantos intente llevarte algún veterinario. Pero ya era demasiado tarde. Tu ya habías partido. Cada vez que veo una estrella brillar en el cielo allí te veo. Cada vez que el viento sopla allí te siento. Cada vez que veo una nube te veo saltando entre ellas. Tal vez no pueda verte ni tocarte, pero mientras te recuerde, Me continuaras acompañando.

Fiona

2005 - 2021

Te vi por primera vez en un terreno vacío, estabas junto a tus cachorros. Te comencé a llevar comida todos los días. Con el tiempo se creó un vínculo de confianza. Comenzaste a moverme la cola. Un día te subiste sobre mí, yo me asuste. Tus patas me llegaban muy alto, y te veías muy grade, allí comprendí que querías cariño. No importaba si hacia frio, calor o llovía. Todos los días te iba a dejar tu comida y te llevaba agua. No era la mejor marca, pero era lo que podía comprarte a mi corta edad. Gracias a que te conocí logre superar la gran depresión que tenía por la pérdida de mi mascota. Nos cambiamos la vida mutuamente. Con el tiempo conocí a más personas que te daban comida, por lo que no me preocupé si algún día no alcanzaba a llevarte alimento. Tu aspecto comenzó a cambiar, cuando te conocí parecía que tenías sarna. Pero solo con el cariño y dedicación que te brinde te lograste curar. Solo debías subir tus defensas para convertirte en un perro nuevo. Tuviste varias camadas, algunas encontraron nuevo hogar y otras tuvieron un triste final. Es una pena cuantos perros no logran sobrevivir en la calle. Fuiste esterilizada, me esperabas todos los días en un negocio. Todos los días te saludaba y algunas veces me seguías hasta mi casa. Un día te pusiste a pelear con otra perra y yo al intentar separarte me llego un mordisco. No me dejaban tener más mascotas. Perdiste tu hogar, vendieron el terreno en donde tenías una casa para dormir. Construyeron una universidad. No vi más a las otras personas que te alimentaban. Solo había una persona que te seguía cuidando conmigo. Un día te encontré herida, no sabía que te había pasado. No eras mi perra oficialmente, sin embargo, me dolía verte herida. Que podía hacer si yo no tenía dinero. Me encontré con la otra persona que te cuidaba y le mostré como estabas. Resulto que vivíamos cerca por lo que ella te llevo al veterinario y te cuido mientras te recuperabas. Volviste a la calle, ella tampoco podía hacerse cargo de ti. Un día llovía muy fuerte y mi vecina te dejo pasar la noche en su casa. No podía hacerse cargo de ti y le daba pena verte afuera en el frio. Te comencé a poner trajes que compraba en una tienda. Seguíamos en invierno, y continuaban las lluvias. Al fin me dejaron quedarme contigo. Te abrí la puerta y te adopté oficialmente. Te llevaste muy bien con el otro perro. Jugaban juntos. Te di tu primer baño, con la manguera. No te gustaba el agua helada por lo que saliste corriendo. Te bañe con agua temperada y te dejaste. Te saliste de la tina en el patio y termine enjuagándote afuera. Secarte fue un desafío, no te gustaba el secador, Solo podía utilizar la toalla. Habías quedado muy limpia. Te brillaba el pelo, pero no te duraba mucho. Ya no tenías pulgas, y comenzaste a cuidar la casa. De inmediato aceptaste a la gata que también vivía con nosotros. Te gustaba hacer hoyos y esconder los huesos. Comenzaste a cazar pájaros y también los enterrabas. Cada vez que te servía la comida te la devorabas. Comenzante a dormir en mi casa debajo de un arbusto Te hice un refugio con una casa de cartón Esa sería tu casa por un tiempo. Hasta que al fin te compramos una casa nueva. Te trajeron una muy pequeña por lo que hubo que cambiarla. Ahora oficialmente eras querida por todos. Cada vez que salía de casa tu querías acompañarme. Un día fui a comprar al supermercado, para ello había que cruzar una pasarela. Tú le tenías mucho miedo, por lo que no me acompañabas hasta allá y te devolvías a casa. Un día decidiste enfrentar tus miedos y me seguiste, a pesar de que le tenías miedo y llorabas decidiste cruzar la pasarela. Al salir del supermercado ya no estabas afuera, deduje que te habías devuelto a casa, pero al llegar a ella tu no estabas allí. Pregunte por ti y nadie te había visto. Sentí mucho miedo al ver que no habías regresado a casa. No sabía dónde buscarte, hasta que escuche tu nombre, Allí supe que habías regresado. Nunca más te dejare pasear sola te dije. Me habías echo pasar un gran susto y una gran angustia. Pensé que no te vería nunca más. Salimos de paseo, al cerro. Fue una nueva experiencia. Cuando salimos a la plaza, te encontraste con un amigo perro. Al verlo te pusiste muy feliz le novias la cola y saltabas. Él también te movía la cola y jugaban juntos. Era un perro negro que estuvo en la calle igual que tú. Y fue adoptado, el cambio fue radical. Con eso me di cuenta de que a veces un poco de cariño y buenos cuidados cambia significativamente la vida de un animal Con el tiempo comenzaste a envejecer Pero seguías siendo una perra muy saludable. Cuando llegaba el invierno, te dolían las patas y te costaba caminar. Te compre pastillas para mejorar tus articulaciones y disminuir tu dolor. De a poco volviste a saltar y correr. Tenías mucha energía. Tu parte favorita del día es cuando te damos de comer. A mi sobrina le gusta saludarte, Y a ti te gusta lengüetearle. Te ha salido un tumor. Te hicimos exámenes para ver que tenías. Resulto ser un linfoma, dijeron que no me preocupara. Tus exámenes de sangre salieron normales. Pensé que estabas sana. En año nuevo te asustaste mucho por el ruido. Yo esta allí contigo acompañándote. Dejaste de tener apetito. Y dejaste de ladrar. Comenzaste a tener problemas para respirar. Te llevamos al veterinario. Quedaste hospitalizada. Rogué por que no fuera nada malo. Lamentablemente si lo fue. Te encontraron mal la respiración. Te hicieron exámenes. Te diagnosticaron edema pulmonar. Además de encontrarte tumores. Te di todo el cariño que pude. No eras solo una mascota. Eras parte de esta familia. Ya no sufrirás. Ahora descansas. Tu aventura conmigo ha terminado. Siempre te recordare. Como la perra que me devolvió la vida. La que me esperaba todos los días en el negocio, Cuando salía del colegio La que saltaba cada vez que veía comida La que se tiraba encima con tanto entusiasmo, Que me dejabas marcada las garras La que jugaba con otros perros, La que perseguía a los gatos, Pero jamás les hizo daño La que movía la cola siempre La que me acompaño al cerro. La que hacia hoyos en el jardín. La que enterraba los huesos. La que rompía las camas al acomodarse. La que me abrazaba y langüeteaba. La que buscaba caricias en la guatita Y la que no necesitaba correa para salir de paseo. Aunque había días que no obedecías. La mayor parte del tiempo eras la más obediente, La mas inteligente y la más regalona. Tu vacío siempre se sentirá en casa

Blacky

2005 - 2020

Llegaste en agosto, cómo olvidarme de tu cara viéndome por la ventana Te dimos comida y regresaste a buscar más. Nos dejaron entrarte y adoptarte. Salías todos los días a dar paseos. No te gustaba mucho la comida de gato, Preferías cazar pájaros. Continuamente venían gatos hacerte serenata. Te llevamos a esterilizar, no queríamos llenarnos de gatos. Te gustaba jugar con cordeles, acostarte bajo las frazadas. Siempre llegabas a mi habitación con algún regalo. Cuando cocinábamos te regalábamos algún trozo de carne, Me cautivabas con esos ojos brillantes. Me encantaba verte sobre los techos, escalando árboles. Te acostabas en el patio a tomar el sol, otras veces te acostabas en mi cama. Se siente tu ausencia, Extraño que me despiertes por las mañanas. Extraño tus ronroneos. Extraño que me pidas cariño. Extraño que te acurruques en mis piernas. Extraño verte bajando las escales. Extraño verte asomada por la ventana. Extraño tus abrazos. No sabes lo difícil que fue despedirme de ti. Pasamos tantas cosas juntas. Se que siempre me acompañaras. Mientras seas recordada y amada.

Mimi

2004 - 2021

No se puede describir con palabras el dolor que siento por no tenerte a mi lado, parte de mi corazón se fue contigo ese día, te hecho tanto de menos, mi único consuelo es saber que algún día volveremos a vernos y que estás feliz en el arcoiris junto a Espartaco. Te quiero Mimi y no te voy a olvidar nunca.

Herbi

2005 - 2021

Herbi, gracias por estos más de 15 años con nosotros. Te vimos nacer y morir y entre medias nos has dado mucho cariño. Has sido una gata buenísima, tu mirada lo decía todo. Te queremos. Esperamos que estés con tus hermanitos. Siempre en nuestros corazones.

Añadir epitafio

Indica durante cuánto tiempo disfrutaste de su compañía

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta. Puede encontrar información sobre cómo borrar las cookies de su navegador en Google.